habitar

flecha

En todo laberinto siempre existe una salida,
antes es necesario perderse.

El laberinto toma la forma del que lo transita
y esta es única e irrepetible.

El laberinto es una metáfora de la vida,
representa la búsqueda de cada uno.

El laberinto es propio del ser, pertenece a todos
y no es de nadie.

El laberinto es un símbolo universal, una imagen arquetípica del mundo.

imgae-footer